Despedida al genio del agua

La familia INGEAGUAS lamenta profundamente la partida temprana de nuestro querido y admirado gerente y expresamos unas sentidas condolencias a su familia. Aceptamos humildemente la voluntad de Dios y nos unimos más que nunca para continuar su legado y su labor incansable, altruista, responsable y exhaustiva alrededor de preservar, mantener y proveer agua de calidad. Su partida es una pérdida para la humanidad. Su dedicación permanente y sin descanso a la ciencia, su capacidad de inventiva siempre alerta para brindar soluciones prácticas y simples a los problemas relacionados con el agua que acongojan a nuestra sociedad, su interés y filantropía para crear sistemas innovadores para las comunidades desfavorecidas; fueron siempre su misión y razón de ser. Puso humilde y consagradamente toda su inteligencia, sapiencia y creatividad al servicio de la sociedad. En nuestros corazones permanecerá por siempre su ejemplo de consagración, servicio y compromiso con su eterno enamorado, el agua. Damos infinitas gracias al creador por permitirnos trabajar a su lado y por haber sido receptores de sus conocimientos, sabiduría, enseñanzas, consejos y por el invaluable tiempo que nos dedicó para legarnos su misión de servir a la humanidad a través de un trabajo concienzudo y responsable con el agua. Y ahora, la menor manera de brindarle un homenaje es respetar, preservar y continuar su legado, con trabajo responsable en equipo, con capacidad de servicio y con la mente abierta para recibir desde el cielo sus ideas innovadoras, creativas y geniales. Acá seguimos dispuestos, diligentes y atentos a servir a nuestros clientes y a la sociedad, tal como él lo hizo por 40 años. Gracias también a nuestros empleados, colaboradores, clientes y proveedores por sus mensajes de apoyo y solidaridad, por sus palabras de aliento y ánimo, imprescindibles para seguir. Dios, recibe al gran genio del agua y permítele acompañarnos y ayudarnos para continuar su maravillosa labor.