La miopía internacional frente al efecto invernadero

Lentamente y en forma gradual los individuos y los pueblos se acomodan inconscientemente con el tiempo a condiciones diferente a las normalmente establecidas, ya sean ventajosas o adversas, aceptándolas como nuevas formas de vida y llegando a considerarlas como producto del destino.

 

Lamentablemente los ciudadanos del trópico se están acomodando al efecto Invernadero, hoy en sus ciudades y pueblos se vive con temperaturas más altas; sus campesinos están cambiando su vocación de siembra porque en sus parcelas ya no crecen con la misma eficiencia las especies vegetales que en el pasado eran el sustento de su familia; ayer en muchas de sus principales ciudades donde se convivía con climas agradables la gente se vestía cual lores en Londres y hoy se tiende a la ropa informal gracias al calor reinante; lentamente el inconsciente colectivo de las personas que viven en la zona tropical están aceptando un medio ambiente mas caliente, aceptando con ello un cambio de costumbres. No obstante estos cambios, este fenómeno no parece inquietar a nadie y todo queda a nivel de comentarios de salón o de informes sensacionalistas en los noticieros y periódicos.

 

No quisiera ser el portador de malas noticias, pero es importante informarle al mundo tropical que el efecto de INVERNADERO está dejando lentamente sin agua los ríos y quebradas del trópico y que sus efectos son tan devastadores o peores que el fenómeno del NIÑO, también llamado fenómeno del PACÍFICO, afortunadamente éste es ocasional y de respuesta inmediata y se le puede afrontar. Por el contrario los cambios que realiza el efecto Invernadero son lentos, permanentes y difíciles de percibir pero su acumulado anual es cada vez más notorio.

 

La presencia del efecto Invernadero y del fenómeno del pacífico al mismo tiempo, están produciendo cambios catastróficos especialmente en los ecosistemas tropicales afectados; recordemos que el fenómeno del Pacífico no es un problema nuevo pero cada vez es más devastadora su visita.

 

¿Porqué el Efecto Invernadero está secando los ríos y quebradas de la zona tropical?

Como todos sabemos el efecto Invernadero viene acompañado de un aumento de temperatura en todo el planeta, dicho de otro modo este hecho subió el calor de los pisos térmicos aumentando la evaporación y el deshielo de los nevados en todo el planeta; esto significa que al aumentar la temperatura ambiente hay mayor energía para sostener el agua en forma de vapor; el consumo de agua en los bosques es mucho más alto al incrementarse el proceso de evapotranspiración en los vegetales; los árboles requieren más agua para sus procesos metabólicos; los nevados se hacen mas pequeños y los desiertos se hacen mas grandes; los páramos pierden su eficiencia para condensar agua por el aumento de su temperatura; en los campos se disminuye la condensación que se presenta en las madrugadas en el área foliar de las especies vegetales ubicadas a nivel de piso y todo esto nos convierte en más aguacero dependientes.

 

El desorden Universal generado por causa de estos fenómenos conlleva a una diferente distribución del agua atmosférica, por esta razón se presentan lluvias o nevadas muy fuertes en zonas donde siempre los regímenes de precipitación fueron normales o nunca llovía. Debemos recordar que el ciclo del agua es eterno, que toda el agua evaporada debe condensarse, que al aumentar la temperatura del planeta, la cantidad de agua evaporada es mayor y que para lograr un equilibrio en la interfase aire – agua oceánica – continente, la atmósfera de hoy debe conservar mas agua en forma de vapor, de tal manera que en el momento de llover esta atmósfera cuenta con más agua para generar desastres.

 

Antes de comenzar el efecto Invernadero nuestra condición geográfica de países tropicales nos permitía estar ubicados en una excelente posición a nivel mundial, gracias a la biodiversidad de nuestra flora, a la exuberancia de nuestros bosques y a la existencia de miles de arroyos y quebradas. Hoy al mirar nuestro ecosistema vemos como se secan año tras año cientos de esos arroyos, por culpa de un manejo inadecuado de nuestras riquezas forestales y de un fenómeno creado por un desorden mundial.

 

Esta es la realidad, los países tropicales por carecer de estaciones son los mas afectados en su disponibilidad de agua debido al efecto de Invernadero; situación que se agrava con la presencia del fenómeno del Pacífico. Se puede observar que en los veranos los bosques tropicales están perdiendo su antigua capacidad de conservar y entregar paulatinamente el agua a pesar de no haber sido intervenidos por la mano del hombre; no se puede ignorar que en muchas zonas el hombre viene protegiendo los bosques, pero a pesar de todo cada día se tiene menos agua disponible en ellos. Sin temor a equivocarnos podemos asegurar que el equilibrio de los sistemas tropicales es altamente vulnerable y que el aumento de temperatura del efecto Invernadero está secando lentamente las fuentes de agua en especial la de los países más cercanos a la línea ecuatorial y más lentamente en el resto del trópico.

 

¿Porqué el trópico desconoce las dimensiones del problema ?

La respuesta es simple, por ignorancia; por fallas en la transferencia de información tecnológica aceptamos que el ciclo del agua de los países nórdicos es igual al nuestro; ellos consideran que la condensación que ocurre en las madrugadas sobre el área foliar de sus especies vegetales no es importante dado que son países secos. Pero si se evalúa la procedencia de miles de nacimientos de agua que no dependen de las lluvias en los países tropicales , se va a encontrar que las malezas, pastos y rastrojos, son los artífices de la mayor parte de estos nacimientos.

 

Desde nuestra educación primaria nos enseñaron que nacimos en un país situado en la zona tropical, también llamada zona de alta humedad relativa; donde el aire circundante es muy rico en vapor de agua, en las madrugadas dicho vapor de agua saturado entra en contacto con el frío del área foliar de algunas especies vegetales perfectamente dispuestas para generar el fenómeno de condensación o de rocío. Desafortunadamente en EL CICLO DEL AGUA no está reconocida la importancia que tiene la condensación que se presenta especialmente en las madrugadas en las áreas foliares de las especies vegetales de estrato bajo, como fuente de miles de nacimientos de agua para las zonas tropicales.

 

¿Es posible resolver el problema?

Frenar el problema de contaminación de la atmósfera es imposible y lo peor es que día a día es mayor, tenemos que convivir con el efecto invernadero y de ser posible demandar más apoyo de los países desarrollados que son los principales causantes del problema.

 

Garantizar un régimen normal de lluvias sería una situación ideal en las zonas tropicales, pero todos sabemos que en las condiciones actuales es imposible especialmente por el fenómeno del Pacífico, el cual cambia el flujo normal de los aires cargados de humedad procedentes del océano, alterando con ello la precipitación de agua que antes suministraba el caudal de nuestros ríos y quebradas. Los países deben generar los mecanismos para afrontar estos cambios ambientales que se vienen presentando, sólo partiendo de un nuevo orden cultural podemos afrontar la ausencia de agua.

 

¿Como afrontar el problema de falta de agua en la zona tropical ?

  • Los ciudadanos del trópico tenemos que cambiar de paradigmas, en Colombia y Costa Rica por ejemplo, países que presentan similitud en la variabilidad de sus pisos térmicos, los bosques esponja o bosques conservadores de agua deben ser revaluados para usos diferentes a producir agua.
  • Se requiere implementar sistemas más eficientes que conserven y adicionalmente produzcan agua; sistemas que se desarrollen rápidamente en forma artificial o natural, no en años como lo hace el bosque nativo; se requieren sistemas económicos en su implementación y capaces de generar los caudales de agua requeridos.
  • Los países tropicales tendrán que buscar nuevas alternativas para resolver sus problemas inherentes a su posición geográfica, una de ellas es aceptar al Microbosque de malezas, pastos y rastrojos como un sistema más eficiente que el bosque tropical para producir y almacenar agua líquida.
  • Los habitantes del trópico situados en las cordilleras tendrán que almacenar agua en pozos y lagos artificiales como se hace en las zonas costeras.
  • La tendencia actual de aumentar el área de bosques conservadores de agua sembrando árboles nativos en los nacimientos debe ser revaluada, en ellos debe prevalecer la presencia de herbáceas y sólo en los límites externos de los nacimientos se deben sembrar los árboles.
  • En los nacimientos deben estar presentes las malezas, pastos y rastrojos que presenten alta capacidad de condensar agua en las madrugadas.
  • Para proteger los caudales producidos en los nacimientos de los rayos del sol y de los efectos del viento, se pueden sembrar los árboles nativos, la guadua y otras especies arbóreas en el recorrido de sus cauces. El eucaliptos y el pino se deben sembrar lejos de las fuentes de agua.
  • Los bosques tropicales deben continuar como templos de la biodiversidad, como grandes productores de oxígeno y como el escudo verde que nos protege de las llegadas del fenómeno del Pacífico especialmente en zonas agrestes; por tanto su protección y siembra deben incrementarse cada día bajo el anterior criterio y no con el objetivo de producir agua.
  • En el trópico los bosques comerciales de pino y eucaliptos no deben estar en áreas donde se requiera producir agua líquida; ellos están diseñados para colonizar las tierras con altas pendientes y las poco fértiles que abundan en nuestra geografía tropical.
  • Los procesos industriales de alta demanda de agua deben ser optimizados de tal manera que se llegue a consumos mínimos. Se debe fomentar la reutilización de aguas residuales especialmente industriales.
  • Las entidades encargadas de suministrar el agua tendrán que asumir una posición de servicio y no de negocio, ya estamos conscientes de que la demanda de agua será muy superior a la oferta y de que cada día van a ser mayores los problemas de interés económico y necesidad social.
  • En las viviendas se debe disminuir el consumo de agua y energía, cuidando especialmente el agua caliente que proviene de calentadores eléctricos los cuales consumen la electricidad de las hidroeléctricas.
  • El riego de cultivos con aspersores debe realizarse preferiblemente en las noches para evitar la evaporación natural de las microgotas de agua producidas en la aspersión y la evaporación que se realiza a nivel de follaje y de piso; como todos sabemos esta agua no llega a las raíces de las plantas donde se requiere y regresa al medio ambiente como humedad relativa causando un gasto.
  • Se debe incrementar el uso de fuentes subterráneas a pesar de sus costos.

 

El manejo adecuado y controlado de cuencas, caños, desviaciones, aducciones, conducciones, tanques, reboses, plantas de tratamiento, lavado de filtros y otros serán tema obligado para la economía de agua que hoy requieren estos países. En los países tropicales se deben proveer los recursos para afrontar el problema, sólo falta el proceso de conocer y enseñar a su gente como funciona su medio ambiente, cómo se deben acomodar a las nuevas condiciones ambientales, cómo producir, ahorrar, proteger y almacenar las aguas, cómo conservar sus bosques y como proteger sus nacederos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.